lunes, 18 de abril de 2016

Arte Lek, Arte de las milpas mayas


Los calabazos, milenarias vasijas de los antiguos pobladores de este mundo. Estos son de origen creativo de la zona maya de Mexico y de la peninsula de Yucatán.
Esta es una especie de calabazo, un fruto milenario que manos Yucatecas transforman en productos de arte. Todos sus insumos se originan de la Milpa maya, incluso las manos que las transforman son de una extensionista y Agrónoma que durante muchos años recorrió milpas de Yucatán y que ahora mira las cosas con otro trasluz.
Lekes, asi les llaman a los calabazos en Yucatan y esto es, Arte milpa, Arte Lek.

domingo, 26 de diciembre de 2010

¿QUIÉN ES EL PUEBLO?


Por: Alma Valencia Arana


Sobre el ataúd, Áurea Villalba, colocó una caja de zapatos para que ‘el pueblo’ depositara su óbolo. El muerto era el presidente Municipal, Ecliverio Morera. Tan pobre era que no había ni para su entierro.

Su viuda, una mujer muy joven cuyo acontecimiento había acentuado su palidez caribeña, transitaba de la cocina al cuarto espacioso donde velaban al difunto. Bajo la tela de su vestido negro, se advertía la curva de su adelantado embarazo. Saludaba tímidamente a los asistentes, todos sentados en hileras de sillas y a la luz de las velas iluminaba los rostros entristecidos de muchos campesinos.

Una niña descalza y vestida de negro se unió a su madre y en una mesa colocada junto a la puerta, ponía sobre el mantel recién planchado, tasas de chocolote a medio llenar, para que alcanzara. Lagrimas de cera eran las únicas que podían mirarse, nadie lloraba, nadie hablaba, nadie se movía y las flores se descarnaban ante el calor que la presencia humana emanaba. Los pies de la niña parecían no rozar el suelo y daba la impresión de un ángel pálido a quien nadie le había preguntado si sentía dolor. Se llamaba Lilian Morera y era la hija mayor del muerto.

Pocos advirtieron la salida de Áurea con una palangana de peltre y un rollo se sosquil. Atravesó lo peldaños entre la puerta y la calle, avanzo unos metros y se hinco a restregar las piedras donde la sangre del Ecliverio había sido derramada por el tiro asesino que desde la distancia, lo había casado como a un venado. Entonces se dio tiempo para llorar, así hincada, e inclinada, sin que nadie la mirara, lloraba con ese llanto articulado entre sus mandíbulas, anteponiendo la pronunciación. Restregaba las viejas piedras con fuerza y no lograba quitar la mancha negruzca que hasta parecía extenderse aun más. Cuando su llanto no contuvo el silencio de su lengua primitiva, alcanzo a decir:

–Maldito pueblo--.

Ecliverio Morera, hombre de cuerpo anguloso, rostro severo de finos ojos verdes tristes, era campesino, maestro rural y presidente municipal. Fue elegido en un extraño suceso, porque en los pueblos de esa tierra solo se elegía a los ineptos y a aquellos que precisaban hacerse cómplices del deber hacia el propio provecho. Aun cuando había nacido en ese pueblo, desde muy joven había ofrecido sus sentidos al aprendizaje, recorría su país, el viejo México de los 50’s, y en cada lugar se planteaba resolver los problemas de la generalización, es decir, descubrir las formas, las proporciones, las disposiciones y características de las identidades humanas. Llegó entonces a su pueblo a intentar revertir la conveniencia del proverbio de que nadie es profeta en su pueblo.

En el cuarto espacioso donde estaba el ataúd y la caja de zapatos, en una esquina se había instalado un periodista, algo bajito, de ojos asustados y grandes lentes. No apuntaba, solo escuchaba. En voz baja, un campesino de amplia nariz y pocos dientes le explicaba el suceso. Atento el periodista, pudo entender que en estas tierras la gente, sobre todo la campesina, esta sujeta a su propio rigor del lenguaje. Mayahablantes principiantes de letras en el español. El periodista, hombre culto venido de la capital del país, había bajado de su auto para saborear naranjas dulces y venia de regreso de la zona arqueológica, cuando encontró el espectáculo de la mujer lavando piedras y rostros alumbrados por lágrimas de cera.

--Hermenéutica y semiología—se dijo para sus adentros el periodista.

–Pensé que nunca en mi vida entendería las viejas lecciones de mis maestros-- El se refería al modo como lograba entender el particular lenguaje regionalista de esos hombres, donde el simbolismo de los signos son los que hablan, además de poder identificar donde carajos estaban esos signos.

Razonaba las viejas lecciones cuando escucho un gemido que decía:

–Maldito pueblo--.

No hizo caso y siguió escuchando al viejo campesino:

--Desde mis abuelos, la tierra solo era del pueblo y todos disfrutábamos del fruto de ella. Las milpas mas alejadas eran de más de cien mecates y eran para los jóvenes y las tierras cercanas para los viejos. Vivimos del maíz, de la leña, de la cacería de conejos, chachalacas, quitames, tzereques, todo era comida y nunca faltaba para las familias. Las mujeres dedicadas a la familia, se reunían para leñar, recolectaban plantas medicinales y frutos del monte. Pero hubo un tiempo en que la gente poderosa comenzó a cercar las tierras, y en grandes extensiones se sembró henequén y se metió ganado. Los caminos de nuestros abuelos rumbo a las milpas se cerraron. Los vaqueros de los ranchos soltaban al ganado para que buscaran su comida y se metían a nuestras milpas y en una noche acababan con la comida de todo un año de nuestras familias.---------Amanecían pisoteadas las plantas de maíz, tomates, chile, sandías, melones, frijoles, ibes, calabazas, camotes y macales. Muchos campesinos fueron matados por defender sus milpas. Los poderosos daban órdenes para que cosecharan nuestras milpas. La gente pobre no tenía salvación, todo les era robado y si se quejaban, los mandaban matar. Mi padre murió por azotes de un mayocol. Mi madre y yo huimos a otro pueblo, ella se llamaba Florentina Zacbí y le decían ‘Tina Puchero’ porque vendía hortalizas en el mercado. El día que huimos yo corría con mi perrito abrazado, pues mi abuelo me había dicho que era para alejar a los malos espíritus—

--Regresamos hace dos años, porque donde estábamos llego el rumor de que en mi pueblo había un hombre que se había enfrentado a los poderosos. Pudimos ver como ayudaba a los campesinos, nos enseño a usar el tractor, fue el primero que llego a este Estado y tuvimos que irlo a buscar hasta el puerto de Progreso, porque lo trajeron en un barco grandote y venia con una nota que estaba en ruso. El Profesor Morera nos lo leyó y decía: “Para el pueblo y sus hombres, mandamos nuestras manos y nuestro pensamiento y para que nunca falte pan en las mesas de sus familias”. El profesor Morera había escrito una carta a la embajada y conmovió el corazón de esos hombres, para que nos mandaran esa maquinota. Yo ni siquiera se donde esta ese País –Acotó—

--Cuando el fue elegido presidente municipal, a los que éramos de su equipo nos dijo: Ya estamos aquí, pues pongámonos a trabajar y entonces fue donde estaban las cantinas y las cerró, las tabernas de los turcos les puso grandes candados y en los burdeles saco a la gente.

— Abrió escuelas en las zonas de los pobres e indígenas e instruyo que la mitad de los salones se llenaran con mujeres. Algunas fueron, no todas pudieron ir, pero un grupo como de 17 niñas fueron aceptadas. Empezaron a hablar mal de él, instruidos por el cacique que decía a la gente que el presidente Municipal era comunista. La gente del pueblo se asustó.

--Su sentencia de muerte la marco, cuando detuvo un camión de sosquil y entre las pacas sacó armas y licor que contrabandeaba el cacique del pueblo--- Además le dijo –En los caminos de este pueblo no pasará mas tu camión de sosquil-- El cacique le dijo: --pues entonces, tu tampoco volverás a comer pan-- y ya lo vez --dijo el campesino al periodista—Pues no va a volver a comer su pan.

Lilian Morera, ya no repartía chocolate, ya no quedaba más y la caja de zapatos apenas tenía 3 pesos que sirvió para las últimas tablillas. Se sentó junto a la mesa y miraba el ataúd. Pensaba:

--que será ahora de las estrellas, en donde las semejanzas estaban ligadas al espacio de la forma, cuando su padre le contaba que cada estrella estaba unida como una cuerda tendida hacia una planta en la superficie de la tierra, con un enlace reciproco y continuo, una emulación de gemelidad natural de cosas que se enfrentan. La lúgubre tierra es el espejo del cielo cultivado,

--solía decirle--.

En su juvenil encanto aun retumbaba la melodía que su padre tarareaba y silbaba –Farolito que alumbras.....—otras veces se daba el lujo de cantar completa la de –candilejas--. Lo recordaba bajarse de su bicicleta y sujetar el viejo banjo y cantar las canciones y ella bailar sobre las mismas piedras que su madre ahora limpiaba. No podía llorar, porque nadie lloraba y se dijo:

--¡Habrá tiempo para ello!--

Recordó que las lecciones de francés habían quedado en el viejo mesa-banco, fue a cerrar el libro, no quería que su padre se fuera sin haber podido concluir su obra. Fue a donde la cocina a desenterrar en el fogón del agua, el arrugado ombligo de su hermano que su madre había puesto ahí para que nunca se fuera de casa, lo prometió a su padre un día y pensó que ese era el mejor momento para enfrentar a su madre. Hechas todas las recomendaciones, cerro los ojos y se dijo para si:-- Padre mio, mi propio padre, faro de luz dondequiera que estés— y cerró su duelo. Ahora tendría que cumplir el último pedido de su padre. Hacerse cargo de su débil madre y su asustadizo hermano así como el que venia en camino. Cargó con sus 13 años y asumió la figura paterna pensando en las estrellas cómo la matriz de las hierbas y la prefiguración espiritual de las mismas estrellas en su interior mismo.

La mancha negruzca de las piedras, se extendía aun más. Áurea Villalba, enfurecida y sollozante restregaba con mas fuerza y tan solo lograba hacerla mas negra y mas grande. Su mente estaba en el recuerdo de su abuela, la chichi Solin, quién había sido la única partera del pueblo y de quien aprendió a bordar, hacer merengues, alfanjores, urdir hamacas y distinguir los hombres buenos de los hombres malos. Un día le leyó su suerte con semillas de maíz y le vaticinó: --Te vas a casar con un hombre bueno pero vas a llorar mucho--. Cuando tenía 15 años una fiebre tifoidea la dejo sin pelo, se ponía un pañuelo rojo y se iba a trabajar de “coime” al billar de su tío Chalo. Ahí se encontró con los ojos del hombre bueno que su abuela le había dicho. Les preguntó a sus primas quienes eran aquellos hombres que habían llegado y contestaron --son maestros comunistas--. El hombre bueno se fijo en su pañuelo rojo y de algún modo encontró también sus ojos. Áurea le hablo a su padre del suceso. Su padre alarmado dijo –Ese hombre está loco, Eso de educar indios es una verracada, luego se van a creer que son iguales a nosotros--.

El la busco para casarse, y se la llevo a vivir donde sus padres. Miraba a los viejos padres hacer sus cosas, él leer a Vargas Vila y ella rezar, leer sus oraciones tres veces al día y cuando iba a dormir. El esposo siempre tenía un libro para leer: Agricultura, mecánica, ecología. Solía irse de viaje durante mucho tiempo. A veces un año entero y nunca le notificaba. Se enteraba a través del padre. Cuando nació su primera hija, la conoció un mes después, llegó de un largo viaje y regresó tan solo atraído por la noticia del nacimiento. El segundo hijo lo conoció seis meses después. El tercero, el que venia en camino, nunca lo conocería.

Áurea cumplía la función de las labores domesticas, no le fue permitido asistir a los centros de aprendizaje para las mujeres:

--Tú eres ajena a eso— Le había dicho Morera. No le permitía salir a la calle sola y en ocasiones le fundaba las esperanzas de que cuando acabara las labores domesticas podría ir a la tienda del pueblo a mirar. Nunca se terminaban las labores.

Lo cierto era que ella estaba a decidida a saber porque si aquel hombre gritaba a la sociedad sobre la igualdad de razas y de géneros ella estaba excluida de esas proporciones. Al principio pensaba que era cuestión de tiempo, pero el tiempo estaba siendo más caldo de cultivo para ignorarla.

El dijo un día –El pueblo es el que importa--.

En ese recuerdo, la soledad y la miseria la esperaban agachada restregando sangre.

--¡Hoy estoy aquí ofreciendo a mi muerto al pueblo y no se quien carajos es el pueblo!— se dijo entre si

--¡Mi pendejo mártir, yace en un ataúd prestado y menos mal que está la caja de zapatos donde habrá para poder enterrarlo!—

--Maldito pueblo--.

Se levanto del empedrado ennegrecido y caminó trabajosamente hasta al ataúd a mirar si había más dinero en la caja de zapatos……..

--¡¡¿donde está el pueblo?!!

miércoles, 17 de noviembre de 2010

MANELIC. Antonio Medíz Bolio

 MANELIC






Un bello poema de Dn Antonio Mediz Bolio que escribio durante su Estancia en la Bella Costa Rica





MANELIC Como una cabra arista bajó de su montaña,


de su montaña que era salvajemente huraña

como su espíritu hecho a las bravas alturas,

como su cuerpo en donde dejaron huellas duras

el sol de fuego, el soplo de las tormentas locas

y mordidas de lobos y arañazos de rocas.



Bajó de los picachos a la llanura un día;

allá dejó el rebaño, la choza, la jauría,

los agrios vericuetos, las claras soledades

dominio de las águilas y de las tempestades.



Arriba dejó todo cuanto su vida era,

y con un dulce sueño dentro del alma fiera,

vino a la tierra baja, a tierra misteriosa

que miraba de lo alto como una vaga cosa

que no le era dado conocer hasta cuando

bajase por la amada, que le estaba esperando.



¡ La amada, la hembra llena de suavidad, aquella

que él miraba en las noches temblar en cada estrella,

a la que luego en sueños como una luz veía,

y que en el sol brillaba al despertar el día,

aquella en que pensaba sin tregua año tras año,

viendo cómo, en los riscos se ayuntaba el rebaño,

y cómo en el silencio del monte adormecido,

las águilas buscaban el calor de su nido ¡



Y así vibrante bajo las pieles de su sayo,

su ser, quizás engendró de una cumbre y un rayo,

ingenuo y primitivo, enamorado y fuerte,

el pastor bajó un día de cara hacia la suerte.



¡ Y ahí , en la tierra baja, en la tierra del amo,

Manelic halló cruda decepción al reclamo

de un amor que él quería nuevo, fértil y suyo,

¡suyo no más! Alegre como un temprano arrullo

de tórtola, como eco de canción un cariño

como un regazo donde durmiese como un niño ¡



¡ Y supo que ahí, lejos de los hoscos rediles

que dejó en la montaña, los hombres eran viles,

más viles y traidores que las malas serpientes

que abajo se arrastraban lo mismo que las gentes!



¡ Y supo que su amo, el amo que le daba

la mujer que allá arriba como un cielo soñaba,

era más vil que todos y que también mentía,

y que era como un lobo que robaba y huía ¡



Supo algo más horrible: la mujer de su sueño

era del amo. El amo era el único dueño

de todo: de la tierra, del amor, de la vida ¡...



El era sólo un siervo, la bestia encarnecida,

una cosa... un pedazo de carne esclavizada,

sin derechos, sin honra, sin amor y sin nada!



Y entonces, entre el asco de toda la mentira,

de toda la cruel veja del mundo sintió ira,

ira trágica noble de león provocado

que se ha dormido libre y despierta enjaulado.

Y oyó que de él reían como de simple y bobo,

¡ De él que igual que un hombre estrangulaba a un lobo

¡ Ya no pudo más ¡ Un día se alzó contra el tirano

y le arrancó la vida. ¡ Con su plebeya mano

se hizo justicia el siervo... ¡

Todos enmudecieron

Ante el soberbio triunfo y estupefactos vieron

cómo el pastor hirsuto, labraba bestia huraña,

¡ Con su mujer en brazos se volvió a su montaña ¡



¡ Oh, Manelic ¡ ¡ Oh plebe que vive sin conciencia

de tu vida oprobiosa, que arrastras la existencia

dócil al yugo innoble, que adormeces tu alma

de hierro, en el marasmo de ignominiosa calma ¡



¡ Oh Manelic, oh carne santa y pura del pueblo, carne abierta bajo el golpe del látigo infamador; despierta ¡ Cuando entre la impudicia de los hombres te sientas,

cuando en tu pecho el odio desate sus tormentas,

cuando todo te nieguen y te insulten el orgullo,

levántate y exige que te den lo que es tuyo ¡

Levántate. ¡ Tú eres la fuerza y el derecho ¡

Si te estrujan la vida, si te infaman el lecho,

si te pagan la honra con mezquino mendrugo.

No envilezcas de miedo soportando al verdugo ¡



¡ No lamas como un perro la mano que te ata ¡

haz pedazos los grillos, y si te asedian, ¡¡ Mata ¡!

No temas nada y hiere, porque Dios es tu amigo

y por tu brazo a veces desciende su castigo.

¡ Que la soberbia aleve halle tu brazo alerta,

que a veces es justicia que la sangre se vierta ¡



¡ Oh Manelic ¡ ¡ Oh plebe que vives en la altura ¡

Ven a la tierra baja, desciende a la llanura,

y cuando aquí te arranquen en miserable robo

Tu ilusión, que tus manos estrangulen al lobo ¡

¡ Que lo fulmine el rayo que vibra en tus entrañas,

y después, con lo tuyo, regresa a tus montañas ¡.



Antonio Mediz Bolio  

viernes, 5 de noviembre de 2010

BIOCOLONIALISMO O NUEVO IMPERIALISMO. Biocombustibles en Yucatán

  Biocombustibles en Yucatán

¡"Nada de tanques llenos cuando todavía hay estómagos vacíos!".

Foro Social Mundial en Nairobi
Alma A. Valencia Arana


Los pueblos de America guardan una historia en donde las apropiaciones de su territorio, sus recursos naturales y sus habitantes, eran realizados con sangrientos actos de barbarie. La nueva modernidad y su tecnología disfrazan con el lenguaje y su brutal mercadotecnía, las nuevas apropiaciones que otras culturas y naciones poderosas hacen de nuestros mejores recursos. A esto se le llama  biocolonialismo, que representa  la captura de nuevos mercados por parte de multinacionales europeas que reclaman su parte del botín en zonas tradicionalmente reservada al imperialismo norteamericano.

Las empresas que aplican el biocolonialismo en Yucatán, representadas por las incursiones en la producción de biocombustibles, son una mezcla de afables intereses entre empresas norteamericanas y Europeas, secundadas por empresas locales que buscan la amable aportación del gobierno como su valiosa contribución al proyecto. Este tipo de acuerdos se logran gracias a los "acuerdos de asociación" que es el nombre con el que se presentan sustituyendo a Tratados de Libre Comercio (TLC) , eufemismo con rostro humano bajo el cual se pretende esconder las nuevas incursiones de capitales extranjeros.


Seria irracional de aquí en adelante tratar de hablar acerca de lo que la historia ha dicho de este tipo de actos para las economías campesinas. Bastante obvio es mirar la pobreza de los sectores campesinos de Yucatán como para despotricar en este tipo de inversiones. Nuestro pueblo necesita fuentes de ingresos, la diferencia es saber establecer que este tipo de trabajos verdaderamente va a contribuir a una justa y equitativa distribución de los beneficios y las previsiones a la protección del medio ambiente. Además, aun cuando estoy en contra de este tipo de inversiones, de todos modos, cuando hay una suma de intereses y caudales de números alegres para los bolsillos de empresas y sus empresarios, es claro  entender que de todos modos se va a hacer. Estamos en el país dentro de otro país que no se parece a otro.

Nuestro pueblo no es ajeno a los sistemas de producción industrial, el henequén fue la base de una economía que duró más de un siglo, aunque si se evalúa desde la perspectiva económica, podrá verse que los grandes beneficios nunca fueron para los sectores campesinos. Además este sistema de producción, vino a modificar la estructura agraria permitiendo el despojos de las tierras de los más pobres. Entonces, desde esta perspectiva ¿cual es la aportación de la experiencia del henequén para los sectores campesinos de Yucatán?.

Desde el punto de vista social, considero que se requiere alertar acerca de las perdidas patrimoniales que grupos campesinos están haciendo a nombre de la pobreza. La venta de tierras, es hasta ahora un asunto privado, tan privado que es difícil saber cuanta superficie ha pasado a manos de industriales o particulares. Por otro lado, cuanta de esta superficie se destinará para la producción de biocombustibles. Un empresario Yucateco señaló en recientes fechas ante un cuestionamiento, que las tierras que se destinaran para el cultivo de la Jartropha Curcas, cultivo del cual se pretende extraer material para biocombustible, son tierras ociosas y no destinadas para cultivo alguno. Habría de recordar que en el inicio de la explotación del henequén, se uso el mismo cuestionamiento y permitió la apropiación de tierras campesinas bajo el argumento de “aparentemente desocupadas”, para luego justificar la apropiación de otros usufructos.

Por otra parte, detrás de todas las declaraciones de empresarios, se ha señalado que “este tipo de proyectos beneficiará a los campesinos”, pero nadie ha aclarado de que manera va a beneficiarlos. Se dice por ejemplo que, “Las tres bases que sustentan el proyecto son en orden de importancia: el social, con la generación de empleos justamente remunerados, seguridad social, derrama económica para las comunidades, arraigo en las familias yucatecas y la capacitación en agricultura tecnificada”.

Vayamos por partes: ¿Será este entonces un megaproyecto, en donde los que producirán la jartropha, serán asalariados agrícolas y jornaleros, es decir, empleados?. ¿Quiere decir que la derrama económica será el salario mínimo agrícola de 51.95 pesos por jornada?. ¿Dentro de la seguridad social, se contemplan los riesgos asociados a la toxicología del cultivo? ¿Se considerará la valoración de los riesgos de exposición ocupacional para los productores? ¿Cuales serán los valores establecidos para la salud y seguridad en el trabajo?.

El grupo Biocom, nombre que se de a la simbiosis de intereses europeos, norteamericanos y locales, a través de su vocero señala que, “el enfoque del proyecto es agroecológico y socialmente sustentable y eficiente”. Considero que esta empresa, o peca de ingenua e ignorante o sencillamente quiere vender su idea haciendo abuso de la semiótica. Un proyecto de monocultivo, nunca será agroecológico. Un principio de vida de la agroecología es la biodiversidad, nunca el monocultivo. La agroecología es un medio fundamental para alcanzar la soberanía alimentaría. Un principio de la sustentabilidad es la producción para el bienestar social en beneficio de todos sin afectar los medios para la reproducción de bienes para otras generaciones. ¿Sabe el señor, cuantos litros de herbicida se usaran para mantener las condiciones agrotécnicas de un cultivo industrializado? ¿Sabrá el señor que un litro de herbicida cuesta cerca de 100 pesos y el daño ambiental y colateral de ese litro de herbicida tiene un costo de 275 mil pesos por m2, (al suelo, al manto freático, a la perdida de recursos naturales regionales con potencial, a la salud de los aplicadores, al daño colateral que significa el uso de otros agroquímicos para reestructurar las capacidades del suelo, etc.)?. ¿Sabrá el señor que el herbicida que deberá usarse para ese tipo de cultivos será la atrazina, que es un herbicida muy nocivo con irrupción endocrina?. ¿Sabrá el señor vocero que para que la planta produzca material para extraer un litro de aceite, se requiere 15 litros de agua del subsuelo?. Siento vergüenza del uso de las palabras para encubrir otros fines.

Bien ha opinado el CINVESTAV, cuando dice que si Yucatán entra a la producción de biocombustibles, entonces conviene no depender para ello de una sola especie vegetal, en este caso la Jatropha curcas. Para el caso, esa institución investiga las posibilidades de otra planta como la campanilla o akitz. Revisar la geobotánica de Yucatán, podría abrir muchas otras posibilidades. En las comunidades campesinas se conocen muchas otras opciones como por ejemplo el K’uxubkan, usada para extraer un aceite para el tratamiento del asma, el peteltun, el chulché, e incluso el coyol y toda una inmensa variedad que el saber campesino puede aportar. Lo cierto es que es necesario enfrentar un sistema de producción diversificada.

No con todo esto termino de estar de acuerdo con este sistema de producción. Considero que la producción de biocombustibles es una alianza de intereses entre grandes empresas con muchas necesidades de generación de dinero. Representa el alineamiento global corporativo rápido, entre las más grandes empresas del mundo en el agro-negocio, la biotecnología, y toda la maquinaria energetica.

Henry Morales de la organización popular Guatemalteca Tzukimpop, afirma que en los sitios donde se implementaron los sistemas de producción de biocombustibles en su país, se ha afectado la armonía natural y generada una desmesurada explotación de los recursos que son la vida y sustento de esos territorios. Afirma también que el sistema empresarial de esos sistemas de explotación, solo generan “pobreza, exclusión y subdesarrollo”. Miguel Altieri, agroecólogo de grandes ligas señala que los biocombustibles son una tragedia ecológica y social.

Pienso en los pueblos de Yucatán, pienso el la agricultura que nos espera, pienso en los miles de hombres, nuestros ancestros que nos legaron un sistema de produccion autosostenible, pienso y no olvido mis tiempos de extensionista rural cuando visitaba campos de produccion y milpas y a lo lejos del camino escuchaba silbar a los campesinos y en su pobreza todavia estar feliz de la comunion de su vida con la naturaleza. Pienso entonces en la nueva generacion de agricultores, de ojos rojos por el incesante uso de agroquimicos, de manos quemadas por el contacto con los venenos agricolas, de la ropa con restos de quimicos que humildes mujeres lavan en sus casas sin ninguna proteccion, pienso tambien en la falta de medicos preparados para enfrentar un diagnostico certero por los efectos del uso de agrovenenos, pienso en toda la biodiversidad de nuestra geografia botanica se perderá con el monocultivo, pienso que a costa del dinero sujetaremos a nuestros campesinos a sistemas de produccion que sirven a intereses ajenos. Pienso en esa logica incesante de los ricos en querer hacerse mas ricos en nombre de la sustentabilidad y la agroecologia.

Alma.



FAMILIA Y SOCIEDAD

Angelina Cortázar


La familia invariablemente, no es más ni menos que uno de los productos de la vida y el mundo en donde se encuentra es el mundo que la construye y como tal está sujeta a una condición de perpetuo cambio.

En meses pasados se llevaron a cabo casi de manera simultanea dos eventos que discutían los preceptos de la familia: el Congreso Mundial sobre la Familia; de corte religioso eclesiastico y divino y por el otro lado, el seminario Familias en el Siglo XXI: Realidades Diversas y Políticas Públicas, de El Colegio de México. Por un lado, los señores curas, obispos; señores parásitos investidos de un poder divino como diría Saramago ‘investidos de un poder que sólo nuestra paciencia ha hecho perdurar’ y por otro lado la participación de expertas y expertos de la academia, la sociedad civil y de organismos públicos e internacionales.

Aun cuando son dos grupos de diferente formación, ambos se centraron en reconocer que nuestra actual sociedad familiar se pluraliza en uniones diversas; Madres solteras, lesbianas, uniones de hecho, homosexuales, personas solas que adoptan niños, grupos de tres, cuatro o mas amistades, parejas en unión pero separadas de sus emociones y etcétera. Sin embargo la postura de los primeros se centro en considerarlo como una amenaza, y degeneración social; en tanto el otro grupo señaló y enfatizó que esta es una oportunidad para generar y rediseñar el nuevo concepto de familia basado en la diversidad y como resultado de los actuales cambios culturales y generacionales que introduce las tendencias económicas, como la crisis que estructura nuevas formas de supervivencia.

La familia rural no esta ajena a los cambios que la sociedad enfrenta, aún mas, el termómetro de los acontecimientos sociales que transforma a todo el entorno, inician en este ámbito y solo es reconocido hasta que llega a las esferas con voz, como la sociedad urbana.

Clara Jusidman, fundadora de un organismo social ha señalado que mas del 40% de las familias del sector rural no son familias nucleares o tradicionales, y este es un fenómeno de mucho tiempo atrás y el estado no ha modificado las estructuras de servicios o adecuación hacia necesidades mas concretas de estos grupos. La transformación del escenario familiar rural esta desafortunadamente asociada a la simbiosis de pobreza y falta de oportunidades. Es en el sector rural o en sectores más pobres en donde se suceden acontecimientos denigrantes para los niños, mujeres, ancianos (la sociedad mas vulnerable) en cuanto a la calidad de vida.

Tanto la iglesia como los estudiosos expertos del tema, coinciden en lamentar el descuido en la atención a los miembros dependientes en las familias (niños, adolescentes, viejos, enfermos o discapacitados), sin embargo la iglesia señala que esto es debido o propiciado por la mujer que se ha incorporado al trabajo asalariado y abandonado su rol en la sociedad, sin embargo el grupo de académicos señala que es el Estado quien no asume las consecuencias de la incompatibilidad que viven hoy las mujeres entre su papel tradicional y sus nuevas exigencias como ciudadanas y trabajadoras.


Lo cierto es –dice Martha Lamas--- que la indiferencia del Estado frente a las necesidades del cuidado familiar se expresa en la acuciante falta de guarderías y centros de atención pública a enfermos y ancianos, que cargan de trabajo a las mujeres. Esta situación genera desigualdades de todo tipo e impulsa una insatisfacción creciente en ambos sexos. Hoy día el conflicto principal entre mujeres y hombres tiene que ver con la manera desigual en que se reparten las responsabilidades del trabajo y la familia. Si no se concilia la vida familiar con la laboral, no se conciliarán mujeres y hombres. Por eso, más que suspirar nostálgicamente por un pasado que no volverá, hay que reducir la desmedida exigencia laboral, que introduce tensiones y desgasta a las familias.

La preocupación de ambos grupos –iglesia y sociedad civil-- se han centrado en dar señales con respuesta diametrales. Sin embargo ha sido del lado de la opinión mas poderosa (la religiosa), donde se ha dado mucho énfasis al tema mediante la polarización y enfrentamiento de la sociedad, nada mas hablando o haciendo encuestas si es ‘honorable’ generar leyes que beneficien a homosexuales o lesbianas para refuncionalizar sus derechos a la unión y olvidan las otras vertientes del tema, como lo son los derechos de las mujeres solas que fundan un hogar, o los abuelos que se hacen cargo de nietos abandonados, o madres e hijas que conviven, o hermanas que arreglan condiciones de ayuda mutua o mujeres solas o vaya uno a saber que otras transformaciones puedan darse.

Lo innegable es que estamos ante el reto de adecuar toda la maquinaria social en función de redefinir los roles familiares y no queden como dicen los enviados de Dios en la letanía de que si es adecuado a las leyes de dios o no. Eso es secundario. Lo importante es el vinculo que los seres humanos desean concederse en función del bienestar de todos:, sean blancos, negros, del mismo sexo, o son hermanos o abuelos o seres que las circunstancias de la vida los han puesto al cuidado de otros. Eso es lo moralmente regulatorio, la igualdad para otorgar a todos los mismos derechos y exigir las mismas obligaciones.


La sociedad esta transformándose y hay que reconocer que de algún modo la actual alquimia familiar no esta dando a sus integrantes las mismas oportunidades sociales ni morales que se merecen. En este revuelo están de manera más desventajosa las familias más pobres, entre ellas las familias rurales que requieren la intervención del estado para equilibrar la desigualdad que en la mayoría de los casos recae en las mujeres. Tienen sobrecargas laborales y es urgente reconocer esta sobrecarga y redefinir la protección intergeneracional como política social y no permitir más rezagos en ellas ni en otros sectores vulnerables.









domingo, 18 de julio de 2010

Cuando la comida se hace negocio. FOOD INC.


Hace unos dìas  fue expuesta al público una producción fílmica que hace una crítica relativamente fuerte a la industria de la comida, aunque se refiere en especifico a la comida de los EU, en realidad es inherente a toda America. La alianza Francesa de la ciudad de México, fue el escenario donde Robert Kennet presenta en este país un film que denuncia y pone en entredicho la ética de la industria de lo que nos venden para comer.

En este film, expone en tres segmentos las maneras desleales de la industria para ofrecernos llevar a nuestros hogares alimentos expuestos a los más terribles y controversiales métodos de producción. La producción industrial de carne, la producción industrial de granos, hortalizas y frutas así como el poder económico y legal de las grandes compañías de producción de alimentos basado en sistemas altamente dependientes de insumos sintéticos, llenando las porciones de comida que nuestras familias consumen de sustancias adictivas, artificiales y promoviendo hábitos de consumo de alimentos insalubres hacia las poblaciones, no solo de los Estados Unidos, sino de toda América en General.



http://www.youtube.com/watch?v=5eKYyD14d_0





Cuando un gobierno o una religión se meten en la ciencia a veces resulta una malísima idea. Ambos deben permanecer definitivamente lejos de ciencia. La ciencia debe estar o dejarla solo en manos de expertos.



En las políticas nutricionales de algunos países como en Estados Unidos, un país que norma las políticas alimentarías de otros países (indudablemente el nuestro y otros de América). el gobierno creó la pirámide alimenticia para establecer cuál es la nutrición apropiada. En vez de tomar los mejores consejos de científicos, de doctores y de profesionales de la salud, escucharon los intereses especiales de las corporaciones de la industria alimentaria ( y si no, miremos la pirámide nutricional que está en las cajas de Corn Flakes). Muchos doctores, hospitales, escuelas de medicina, escuelas públicas y casi cualquier persona encargada en la enseñanza de la nutrición se rigen bajo las normas de esa pirámide, pero si realmente la miramos, es obviamente un vastedad de información que denota intereses de una industria hambrienta de dinero.



En 2007, Un tal Dr. Neal Barnard y un comité de médicos para la medicina responsable demandaron con éxito al gobierno de los EU, porque todos los miembros de las organizaciones que diseñaron esa pirámide nutricional, tenían lazos a los intereses de comercialización de los cereales, la carne, la leche y del huevo quienes con dinero y otros embustes logro convencer a decidir qué poner en la pirámide de modo que representara lo mejor posible a los intereses de las corporaciones Agroindustriales . La principal demanda del Dr. Barnard fue que el gobierno debería permanecer definitivamente fuera de las decisiones nutricionales ya que sus intereses y posiciones no les permitirían tomar o recomendar fuera de lo que es posible mover con el dinero (o lo que al dinero le interesa). Desinformación (o ignorancia) es una razón muy grande por la que mucha gente en América está enferma además de que come muy mal.



Aquí en Yucatán, solamente puedo platicar lo que he visto: Uso de dosis letales de agroquímicos en alto porcentaje en un sistema de producción agrícola, además, asociado a otros productos detonantes e intensificantes para la aceleración del crecimiento y floración, es decir, un alto contenido de agroquímicos para reducir los tiempos de producción, especialmente en la producción de cítricos, papaya y chile., Productores de Carne de res que alimenta a sus bovinos con excrementos de aves y cerdos, para reducción de costos y aumento de peso en menor tiempo.





Cuando hace unos buenos años tome la decisión de ser agro ecóloga, muchos años quede sin trabajo, muchos años recibí la burla de compañeros profesionales que se reían de lo imposible. Las cosas como las causas encuentra cada quien su camino. Camino por un sendero muy limpio, enseño lo que la vida me enseño y lo que desaprendí de las universidades que me enseñaron el uso gradual de dosis letales de pesticidas y una agricultura desleal para nuestros hijos, hermanos y nuestros padres.

Todos estos argumentos, para decirles que ojala podamos hacernos un gran favor al mirar un film como este, y que sirva algo así como una buena ocasión para que entendamos más sobre la nutrición y la vida sana que tanto nosotros como nuestra gente nos merecemos tener. Ojala puedan tener la oportunidad de mirarlo y comprenderlo y les permita diferenciar las nuevas alternativas tanto para la producción como el apoyo y el aliento a los sistemas sanos de producción de nuestros alimentos y compartirlo a otros basado en los mejores intereses,… intereses no especiales ni de dinero, tan solo el de una buena calidad de vida.



Así quedamos.

martes, 10 de noviembre de 2009

DECLARATE INOCENTE

``Por si acaso volvemos a vernos,
allá cuando nada valgamos los dos.
''

José Alfredo Jiménez.,

Eso de la amistad, hasta parece cosa de hombres. Si hay algo que pudiese alimentar mi insana envidia, esta es la manera tan fulgurosa de la amistad entre los hombres.

Es que habría que mirar como platican, como gruñen y como ríen…esa cruel manera de andar en manadas, como en la selva, de burlarse y acotar hacia la nimiedad las cosas mas serias.

A veces como hoy, suelo envidiar esa forma de ser de los hombres. Envidio esa manera tan brutal de cómo la naturaleza los dotó de la plena libertad de zarandearse por la vida como si fueran dueños del mundo…me duele reconocer que eso de las virtudes de la solidaridad hasta parece que solo les fue dado a ustedes los hombres.

Aun cuando me precio de ser una mujer muy bien parada, me cuesta mucho rumiar mis penas, me muerdo mis desgracias y las trago con rencor….quisiera a veces tener los pantalones (o los calzones) bien puestos y quizá meterme a una cantina…y ahí …en ese “latifundio espiritual “como lo llamo Monsivais,, estar sin equívocos ante un confesionario a voz en cuello, el lugar donde se puede hacer el desfile turbio de las imágenes de gloria y humillación y usarlo como el único patrimonio personal.

Creo que José Alfredo Jiménez, el poeta del pueblo, ese que tenía las canciones más profundas, en una de ellas decía que era en una cantina donde hacia el descubrimiento más grande de hermanos y padres instantáneos, y de verdugos y jueces que todavía en un instante eran seres fraternos. En el ensimismamiento del alcohol y su lenguaje alegórico, la cantina era el alma que en cada canción ascendía a los paraísos infernales. …. ¡¡No lloro, nomás me acuerdo….y No me acuerdo de nada porque las pinches lágrimas me empañan el alma.!!! ……¿has escuchado esa canción?.

A mi me sacude esta canción. Es de José Alfredo y me gustaría tener esa convicción masculina de disfrutar la llana compañía del alcohol y de esos amigos espirituales que suelen estar en un lugar de esos…aunque sea nomás por un ratito.

Préndeme fuego si quieres que te olvide
Méteme tres balazos en la frente Has con mi corazón lo que tu quieras
Y después por amor….declárate inocente.

Has a un lado tu orgullo y tus encantos

Yo te voy a querer de todos modos
Porque soy superior con mi cariño

Al amor que te traigan entre todos.

Si vas atrás del mar
Atrás del mar te seguiré
Si vas al cielo azul

Al cielo azul voy contigo

Préndeme fuego si quieres que te olvide
Méteme tres balazos en la frente

Has con mi corazón lo que tu quieras
Y después por amor….declárate inocente.


No quiero apoderarme del espíritu masculino…solo quiero integrar la perspectiva del hombre ante la cruel llanura del desfiladero, al desamparo de los sentimientos femeninos…..

”no lloro ....nomás me acuerdo”

sábado, 17 de octubre de 2009

MORIR DE HAMBRE.


Es y sigue siendo una frase muy Yucatanense para decir que tenemos mucha hambre, contrario a lo que hoy pasa 'aquí aladito' en nuestra hermana Guatemala donde literal y realmente hay gente muriendo de hambre. Asustemonos, porque está aqui cerquita de nosotros, la misma sequía que la Comisión Nacional del agua dice y decreta que no existe en Yucatán, cómo si los limites politicos tambien delimitaran las condiciones climaticas y ambientales entre un pais vecino y nosotros. Ojala la CNA se dè una vueltecita por las milpas del oriente del estado o del Sur o del Centro para que vea cuanto maíz no alimentaràn a las personas de nuestros pueblos. Asustemonos, ya de perdido hagamos eso.

Ojala el Gobierno del Estado y la SAGARPA y sus pseudoprogramitas para el campo se sienten a revisar y lean con anteojos grandes las listas de personas que favorecieron con sus exiguos 400 proyectos desechando a mas de 3000 y beneficiando a nombres como Roger Achach Cima, Maria Eugenia Menendez Cámara, Carlos Jorge Musi, Isbel Cristina Caceres Novelo de una comisaría llamada "Huaymitun" (Já), María Paola Ponce Fernandez de otra comisaría llamada Santa Clara (Já Já) y la cereza del pastel, José Manuel Amendola Arcudia, un oscuro pseudopanista que en la administración de Patricio Patrón Laviada, ocupo el cargo de director de Agricultura de la Secretaría de Desarrollo Rural y cuyos colaboradores le llamaban "El jugador del Puebla" porque ante las peticiones de apoyo siempre hacia la señal de la franja atravezada en la camiseta que quería decir --la mitad para ti y la mitad para mi---...Sí, el que vendió los leoncitos del centenario y del que sus compañeros de la Escuela de Ingenieria donde estudió, lo recuerdan como el que se colgaba de las tareas de otros. El y ese sequito de bellas y castas personas han quedado beneficiadas con apoyos millonarios que humildes campesinos pudieron haber tenido en los más de 3 mil proyectos que no se otorgaron por "insuficiencia de recursos".
Son muy cristianos todos y ojala tambien tengan la piedad de asustarse y que su miseria no les llegué al espiritu y decidan donar esos loables beneficios para otros seres humanos que viven en verdaderas comisarías a punto del hambre.

Aquí les vá un reportaje del Peridico LA NACION en su sección ANCORA.

MORIR DE HAMBRE

En pleno siglo XXI, la hambruna está haciendo estragos en Guatemala. La peor sequía de ese país en 30 años fue el detonante de una pobreza que ahora llega al extremo, con 54.000 familias viviendo en condiciones infrahumanas. Unos 500 han muerto de hambre.
Yuri Jiménez | yjimenez@nacion.com

Las imágenes de niños con la piel pegada al hueso y reventada por la falta de humedad, el cabello ralo y amarillento, y los ojos saltones de mirada perdida que le han dado la vuelta al mundo, procedentes de Guatemala, han dejado estupefacta a la comunidad internacional.

Ya no se trata de los niños africanos que se mueren de hambre tras una dura agonía, muy lejos de Occidente. El propio presidente de ese país, Álvaro Colom, dio la voz de alerta al resto del orbe a principios de setiembre, cuando solicitó declarar “estado de calamidad” en ese país a raíz de la hambruna provocada por la peor sequía de los últimos 30 años.

La situación más grave se da en el llamado “corredor seco” de las colinas de Guatemala, junto al Pacífico: Jalapa, San Pedro Pinula y San Luis Jilotepeque se encuentran entre los lugares donde la pobreza ha llegado a un grado tan extremo que casi se ha vuelto surrealista, como lo describen varios periodistas locales y extranjeros.

Los casos más dramáticos (o al menos los más visibles para la prensa) son los de los infantes, cuyas muertes ocasionadas por la falta de alimento ya rondan la treintena en lo que va del año. De acuerdo con datos gubernamentales, la crisis alimentaria ha sumido a 54.000 familias en la pobreza extrema y ya produjo la muerte de al menos 460 personas, según un corte realizado a principios de setiembre.

Sin embargo, las autoridades reconocen que la cantidad podría ser superior porque no existen datos fiables para determinar los fallecimientos causados por la desnutrición.

Justamente, la Unicef alertó este jueves sobre los miles de casos de desnutrición crónica que hay en Guatemala, una dolencia que afecta casi al 50% de los menores de cinco años, al celebrarse el Día del Niño en ese país centroamericano.

De hecho, al definir la situación como “estado de calamidad” el presidente Colom definió la situación como una tragedia de dimensión “histórica“ por la extensión de la población afectada.

Según el mandatario, además de los efectos de la sequía y la crisis económica, una larga historia de desigualdad ha hecho que los altos y vergonzosos índices de pobreza, extrema pobreza y desnutrición se instalen en Guatemala desde hace mucho tiempo.

“La insuficiencia alimentaria y nutricional, la desnutrición en sus distintas manifestaciones, son un problema histórico y estructural del país. Por ello, hago un vehemente llamado al conjunto de sectores de la vida nacional para que todos contribuyamos a enfrentar este grave problema y sus distintas manifestaciones”, dijo el presidente ante los medios de comunicación.

A pesar de estar lejos de la situación económica de Haití (el país más pobre de América Latina), Guatemala duplica los casos de desnutrición que tiene el país caribeño, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

De los 13,3 millones de guatemaltecos, más de la mitad vive en condiciones de pobreza y su principal sustento es la agricultura, afectada cada año por las sequías o las inundaciones que provocan la pérdida de cosechas de maíz y frijol, su principal sustento.

El representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Niñez (Unicef), Adriano González-Regueral, advirtió esta semana, en una entrevista con la agencia AFP, sobre la desnutrición aguda que golpea al 2% de los niños menores de cinco años, pero aseguró que ese porcentaje puede ser mayor en algunas zonas geográficas.

“Se trata de una situación alarmante, pero lo es más aún el nivel de desnutrición crónica, el más alto de América Latina, que sufre casi el 50% de los niños menores de 5 años, y que puede llegar hasta el 90% en zonas de mayoría indígena”, señaló el funcionario.

Explicó que la desnutrición crónica es menos visible que la aguda, pero muy grave porque disminuye en 20% las capacidades cognitivas del niño y debe tratarse antes de los dos años o sus consecuencias se arrastran de por vida.

“Esto conduce a la deserción escolar por falta de recursos, lo que también afecta al desarrollo del país en términos de mano de obra calificada”, subrayó.

Malnutrición extrema

Quienes luchan por salvar a los niños, conviven con una realidad que desafía adjetivos, como bien dice la cadena BBC al dar cuenta de las declaraciones de Lida Escobar, monitora de campo del Programa Mundial de Alimentos en Guatemala.

“Encontramos niños que se hinchan por la retención de líquidos, con decoloración del cabello (...) y niños con otra forma de desnutrición severa, con la piel pegada al hueso”, narró Escobar a esa cadena.

“En Jalapa me quedé impresionada de todo lo que observé: un gran número de niños con problemas severos de desnutrición. Encontramos niños con Marasmo y Kwashiorkor, todos ellos localizados en el hospital de Jalapa”.

Según explicó la experta, Kwashiorkor es un tipo de desnutrición aguda severa en la cual el menor se hincha por la retención de líquidos debido a la deficiencia de proteínas. Hay cambios en la decoloración del cabello y le aparecen lesiones en la piel.

Marasmo, es otra forma de desnutrición aguda severa, derivada de la deficiencia de calorías y proteínas, por lo que a los niños se les ve la piel pegada al hueso. Se ven completamente delgados, también presentan poco cabello y cabello frágil y son muy irritables y apáticos (llorones).

“En Jalapa, los niños tienen problemas de desnutrición, pero además otros males como bronconeumonía y afecciones gastrointestinales y diarreas, entre otros. Esto conduce a un ciclo vicioso de desnutrición y enfermedad. Los niños enfermos pierden el apetito, no absorben bien lo que comen y se desnutren. Por otro lado, los niños desnutridos tienen sus defensas reducidas y se enferman fácilmente, con lo cual se repite el ciclo”, explicó la funcionaria.

En algunos casos la ayuda existe; pero el problema es la falta de educación de la gente.

La agencia EFE dedicó un amplio reportaje a esta grave carencia, que agrava aún más los cuadros de enfermedad. Explicaban que la resistencia de muchas madres a llevar a los menores a los centros de salud complica los casos de desnutrición.

“Las mujeres tienen miedo de llevar a sus hijos. Creen que se los van a robar o les harán algo. Muchas veces, por ignorancia, prefieren ver sufrir a sus hijos antes de llevarlos al centro de salud” , explica el médico Juan Carlos Morales, director del Centro Permanente de Salud de San Agustín Acasaguastlán.

Este árido municipio del departamento de El Progreso, ubicado a menos de 100 kilómetros de la capital, en el que habitan unas 38.500 personas, es uno de los más pobres y abandonados de Guatemala.

La mayoría de sus habitantes, campesinos pobres que apenas si logran cultivar granos básicos para su subsistencia, forma parte de las 54.000 familias que perdieron sus cosechas debido a la prolongada sequía.

Según Morales, en julio pasado, dos hermanas, de ocho y cinco años de edad, fallecieron por desnutrición severa debido a la falta de alimento, pero también por la negligencia de sus padres al no llevarlas a un hospital.

“Luego de que murió la niña mayor, tuvimos que denunciar el caso ante las autoridades, porque detectamos que la pequeña estaba en un ‘cuadro rojo’ de desnutrición. Solo así fue posible llevar a la otra niña al Centro de Recuperación Nutricional de Zacapa”, explica Morales.

No obstante, los esfuerzos de los médicos fueron en vano, ya que la menor falleció dos días después debido a que el grado de desnutrición era sumamente avanzado.

Según las estadísticas que empíricamente han logrado recabar en el Centro Permanente de Salud, en esta población, donde la dieta diaria de sus habitantes es tortilla de maíz, frijoles y café, el 25 por ciento de los niños padece desnutrición crónica, y el 1,8 por ciento, severa.

Ana Mariana, una pequeña de dos años cuyo escaso cabello desteñido, ojos saltones y barriga inflada, evidencian sus carencias nutricionales, también forma parte del “ cuadro rojo” de desnutrición, pero su madre, Ercidaria Flores, se niega a internarla en el Centro de Recuperación Nutricional.

“Es que llora mucho si no me mira (...) Es que no puedo dejar solos a mis otros hijos (...) Es que yo creo que ya se está por recuperar”. Excusas como esas son las que esgrime Ercidaria para argumentar su negativa a que la pequeña Ana Mariana reciba asistencia médica.

Esta mujer de 41 años, madre de 13 hijos a los que alimenta “con tortillas y café”, deja perder su mirada en el horizonte cuando se le pregunta si prefiere ver morir a su hija de hambre en sus brazos, a separarse de ella unos días mientras se recupera en un centro asistencial.

“Hay arraigadas costumbres y creencias culturales con las que no podemos batallar”, lamenta Morales, quien todas las semanas, con dos asistentes, visita las comunidades de San Agustín Acasaguastlán para atender a quienes necesitan ayuda.

Ante la impotencia, él ha organizado un grupo que se dedica a “apadrinar” a los niños de la población que padecen desnutrición severa.

“Hemos tenido respuesta positiva de varias personas, que aportan alimentos básicos para estos niños. El problema es que cada bolsa de alimentos que le entregamos a la madre tiene lo justo para alimentar solo al niño afectado” , explica Morales.

Sin embargo, agrega, “ las madres tienen que repartir la comida entre todos sus hijos, y eso impide la mejoría de los más enfermos”.

La trabajadora social Escobar se ha encontrado con cuadros calcados al anterior.

“En cierta oportunidad, por ejemplo, vi a una niña que ya estaba fría, preparándose para morir, y hablamos con la mamá y le preguntamos por qué no la había llevado al centro. Contó que primero la llevaron al brujo de la comunidad, y solo cuando el brujo no pudo ayudarla, acudieron al centro de salud”.

Y agrega: “Da mucha tristeza ver a esos niños con su mirada fija, ¿hacia dónde? ¿cuál es su futuro? ¿qué pensarán...?”

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Una nueva generación de profesionales para el campo.


Polan Lacki es un hombre que ha dedicado mucho tiempo de su vida a alertarnos acerca de la importancia del capital humano asi como de muchas ideas para activar con creatividad las cosas rurales. Ha sido un excelente maestro de la vida para quellos que egresamos de escuelas cuyas carencias academicas se conjugaron en hacer "seres deformados" y listos para envenenar el medio ambiente.

Encontré un artículo de él, que aunque de reciente edición, no deja de sañalar las ideas centrales de su trabajo: El nuevo perfil profesional de los tecnicos, la creatividad y el papel de las escuelas formadoras de profesionales del campo.

Angelina Cortázar.

Formación de técnicos agropecuarios con una nueva visión

Para enfrentar el desafío de “producir más y mejor, con menos” se requiere formar una nueva generación de técnicos agropecuarios con nuevos conocimientos, aptitudes y destrezas

Por: Polan Lacki*

La agricultura latinoamericana está sometida a una profunda contradicción; por un lado tiene la imprescindible y urgente necesidad de modernizarse para volverse mucho más eficiente, porque si no lo hace sencillamente no podrá enfrentar la fuertemente subsidiada y protegida agricultura de los países desarrollados.

Por otra parte, los gobiernos de los países de esta región, están reduciendo exactamente aquellos recursos y servicios con los cuales tradicionalmente se ha intentado hacer esta imprescindible modernización.

Por doloroso que sea aceptarlo, lo anterior significa que la agricultura latinoamericana tendrá que volverse más eficiente a pesar de contar con menos crédito, subsidios y medidas proteccionistas. Esto a su vez significa que con una menor cantidad de cada factor de producción los agricultores, sean pequeños, medianos o grandes, tendrán que obtener una mayor cantidad de producto, que deberá ser de mejor calidad y obtenido a un costo unitario más bajo; significa también que deberán volverse mucho más eficientes en la administración del negocio agrícola en su globalidad.

Difícil, pero no imposible, esta misión exige, entre otras medidas, un gigantesco esfuerzo de capacitación y organización de los agricultores para que ellos se profesionalicen y se transformen en eficientes empresarios que puedan, sepan y quieran corregir las graves distorsiones tecnológicas, gerenciales y comerciales que actualmente ocurren en los distintos eslabones del negocio agrícola, desde que el insumo sale de la industria hasta que el alimento llega a la casa del consumidor.

Ambas tareas son más de carácter tecnológico/gerencial que político y, consecuentemente, deberán ser entregadas a muy competentes profesionales y técnicos agropecuarios, los que deberán demostrar en los hechos que son capaces de corregir las distorsiones y de optimizar el uso y el aprovechamiento de los escasos insumos materiales para contrarrestar su insuficiencia a través de la correcta aplicación de los abundantes insumos intelectuales.

Para enfrentar este espectacular pero inevitable desafío de “producir más y mejor, con menos” se requiere formar una nueva generación de técnicos agropecuarios con nuevos conocimientos, aptitudes, destrezas y, sobre todo, con nuevas actitudes de auto-confianza anímica y convicción de que son ellos mismos quienes deberán asumir este desafío, sencillamente porque debido a su naturaleza eminentemente técnica, sólo podrán compartirlo con los profesionales de ciencias agrarias.

El perfil del técnico agropecuario

Las escuelas agrotécnicas deberán formar un egresado con una sólida formación ética y humanística, consciente de que debe promover una agricultura sostenible que conserve y recupere la fertilidad del suelo, porque el incremento de su productividad es un importantísimo requisito para lograr la rentabilidad en la agricultura.

Asimismo, el profesional técnico deber estar muy consciente de que los rendimientos y los ingresos de los agricultores actuales y futuros dependen en gran medida de prácticas conservacionistas, incluso la cero labranza, que al mejorar las condiciones físicas y biológicas del suelo, además de las químicas, mantengan su alta capacidad productiva.

También, debe estar consciente de que la actividad agrícola, ganadera o forestal, no puede ser encarada como si fuese una simple “mineración” o “extrativismo” de recursos naturales y que consecuentemente deberá manejar, y no apenas extraer, en forma racional, integrada y sostenible los recursos existentes en las cuencas, en el suelo, en el agua y en el bosque con todos sus componentes.

Por ello, es necesario dar prioridad al uso de tecnologías limpias, sanas y blandas, y que los factores que eventualmente puedan dañar a los seres humanos, a los recursos naturales o al medio ambiente sean evitados o utilizados en forma prudente, como último recurso.

Debido a las diferentes potencialidades y restricciones de los distintos estratos de agricultores de cada país, el técnico agropecuario deberá tener la versatilidad y el eclecticismo para desempeñarse con igual eficiencia ante productores de distintas disponibilidades de recursos, niveles tecnológicos y escalas de producción.

Profesionales con creatividad

En la agricultura, y en muchas otras áreas, la solución a los problemas está en la innovación. Por ello, hacen falta técnicos agrícolas creativos e ingeniosos, que encuentren soluciones innovadoras aun cuando las condiciones físico-productivas de los predios sean adversas (tierra escasa, de baja fertilidad, sin riego, etc.), los recursos de capital sean limitados y los agricultores no tengan acceso al crédito.

Otra alternativa en este sentido es promover el cooperativismo y otras formas solidarias y asociativas para solucionar aquellos problemas que muchos agricultores, debido a su fragilidad y pequeña escala, no están en condiciones de resolverlos en forma individual para acceder al financiamiento.

La agricultura es una actividad económica —no sólo productiva— y como tal requiere de un técnico agropecuario identificador de oportunidades, solucionador de problemas y generador de ganancias para quienes contraten su servicio.

Con base en esta idea, es importante que el técnico agrícola no “ideologice” y no politice innecesariamente los problemas de la agricultura; que no busque causas donde ellas no existen, porque en la mayoría de los casos los bajísimos rendimientos por unidad de tierra y de animal demuestran por sí solos que ellos son consecuencia de errores primarios, para cuya corrección se requiere muchísimo más de tecnologías y capacitación que de concepciones ideológicas y de retóricas formulaciones políticas.

En este sector, debemos estar conscientes de que la mayoría de los problemas de los agricultores son de naturaleza tecnológica, gerencial y organizativa; y por lo tanto, deberá ser resuelta más por los técnicos agropecuarios en las zonas de trabajo y en las comunidades que por los políticos en las tribunas de los parlamentos.

Los productores —sean pequeños, medianos o grandes— necesitan de un técnico agropecuario que les proporcione las tecnologías y la capacitación que ellos requieren para ganar dinero haciendo agricultura; pero, será virtualmente imposible lograr este objetivo mientras los agricultores no sean apoyados por pragmáticos técnicos agropecuarios, quienes al haber aprendido a producir y administrar con eficiencia sepan qué aportes deberán hacer, desde sus distintos ámbitos de especialización, para eliminar los errores productivos y gerenciales que la gran mayoría de los productores actualmente comete.
En el caso específico de la salud animal, es necesario que el técnico sea consciente de que deberá privilegiar las medidas que eviten que los animales sanos se enfermen (mediante acciones profilácticas y preventivas porque éstas son de menor costo, más fácil aplicación y mayor eficacia) por encima de las medidas curativas.

El técnico agropecuario considerará que al disminuir la morbilidad de los animales, mediante medidas preventivas, estará reduciendo no sólo la mortalidad sino que contribuirá a que el ganadero tenga rentabilidad y competitividad por el camino más pragmático, que consiste en reducir los costos de producción y mejorar la calidad de los productos que ofrece al mercado.

De ahí la importancia de otorgar mayor prioridad a las medidas preventivas, que con costos mínimos eviten aquellos problemas que con mayor frecuencia afectan a los animales, y económicamente a los ganaderos, como son las enfermedades parasitarias, infecciosas, nutricionales y reproductivas.

El éxito económico del agricultor depende de que él sea muy eficiente en todos los eslabones del negocio agrícola. Para que pueda ofrecer una mejor contribución a dicho éxito es necesario que el egresado tenga mentalidad y formación empresarial, espíritu emprendedor y posea sólidos conocimientos no sólo en tecnologías de producción, sino también en administración rural y agronegocios, almacenaje y conservación, procesamiento industrial y comercialización de insumos y de productos.

Todos estos aportes son los que el agricultor necesita para seguir el único camino realista que lo conducirá al éxito económico de su empresa, sea pequeña, mediana o grande. Este camino consiste en reducir al mínimo los costos unitarios de producción y simultáneamente incrementar al máximo los precios de venta de los excedentes.

El papel de las escuelas agro-técnicas

Antes de hacer cualquier cambio curricular, las escuelas agro-técnicas deben crear mecanismos expeditos y eficaces para que la totalidad de los docentes conozca y vivencie los problemas reales que ocurren en los distintos eslabones de la cadena agroalimentaria y en los servicios públicos y privados que apoyan el desarrollo del sector agropecuario.

Es importante también consultar a los demandantes externos (empleadores, líderes de los pequeños, medianos y grandes agricultores, representantes de las cooperativas y agroindustrias, etc.) y a los ex alumnos, es decir, someterse a una evaluación externa, solicitando a los demandantes su opinión sobre la escuela, sobre los aportes y servicios que ofrece al sector agropecuario y la calidad de sus egresados. Y, en función de lo que los docentes diagnostiquen y los demandantes propongan, definir el perfil del egresado y el plan de estudios.

Las escuelas agro-técnicas deben establecer inmediatas y fluidas relaciones con el mundo del trabajo y con el sector productivo, industrial y comercial de la agricultura, porque no pueden ignorar los planteamientos de aquellos para quienes están formando sus egresados. En ciertos casos, este flujo bidireccional —con los agricultores, con el sector rural, con los mercados, con las instituciones públicas de apoyo al agro y con el agribusiness— revelará un evidente desencuentro entre el qué y el cómo se enseña en las escuelas y los problemas concretos que día a día enfrentan los egresados, los agricultores y las instituciones que los apoyan.

La constatación de la escasa pertinencia y relevancia entre la formación agro-técnica y la demanda rural será, en muchos casos tan impactante y contundente que ningún docente podrá seguir ignorándola y, consecuentemente el proceso de cambio deberá ser iniciado por todos ellos y de inmediato.

Aunque existan otras causas, las escuelas agro-técnicas deberán reconocer que el desempleo de técnicos agropecuarios es una clara señal de que éstos no están respondiendo adecuadamente a las actuales necesidades y aspiraciones de los empleadores públicos y privados, de los agricultores de distintos estratos y de la sociedad en general.

Otras claras señales de advertencia son la disminución del número de postulantes a las escuelas agro-técnicas y la elevada deserción de estudiantes. Las escuelas agrícolas de nivel medio no pueden seguir formando el egresado que ellas quieren y están acostumbradas a formar, sino que deben hacerlo según las exigencias reales de los empleadores y agricultores.

Las escuelas agro-técnicas tienen el indelegable y urgente desafío de eliminar la gravísima contradicción que ocurre entre una inadecuada oferta de las escuelas agro-técnicas y una demanda rural insatisfecha; por un lado, el Estado está gastando parte de sus escasos recursos en la formación de técnicos agropecuarios que permanecerán desempleados, entre otras razones, porque los egresados no tienen la solvencia técnica para solucionar los problemas de los agricultores.
Por otra parte, la mayoría de estos mismos agricultores no consigue hacer una agricultura rentable y competitiva porque le faltan exactamente las tecnologías y la capacitación que podrían y deberían serle proporcionadas por los referidos desempleados.

Las escuelas que no eliminen esta contradicción tendrán crecientes dificultades para sobrevivir por falta de legitimación de la sociedad, la cual tiene el derecho de exigir que a través de la buena formación de sus egresados demuestren que son capaces de producir resultados más concretos y de solucionar más rápidamente los crónicos problemas de los agricultores y del sector agropecuario, tal como éstos son.

* Ingeniero agrónomo brasileño. Ha colaborado durante 23 años en la FAO asistiendo técnicamente a instituciones de 19 países latinoamericanos en materia de educación agrícola y extensión rural
Correo electrónico: polan.lacki@onda.com.br



martes, 8 de septiembre de 2009

LA INFLUENZA Y LOS AMIGOS.

La magia de esta carretera cibernautica me permitio platicar con un gran amigo a lo largo de unos cuantos años, de la cual recorrimos mucha historia, mucho humanismo, mucha literatura. Pero un día se fué sin despedirse y que bueno que fué asi; los grandes amigos nunca se despiden.

Hace un tiempo, cuando la epidemia de la influenza era solo asunto Mexicano escribi una de las ultimas cartas que hoy en su recuerdo he vuelto a leer. Lo comparto.



Besos que vienen riendo, luego llorando se van,
y en ellos se va la vida, que nunca más volverá

Miguel de Unamuno

Un canto zoroástrico llamado “las palabras y las horas” dice que todo depende de lo que decimos y escribimos, porque ahí se manifiesta el sistema puro y también el impuro. El caos en las vidas de las personas están sujetas a los sentidos impuros del uso de las palabras.

Las palabras pueden matar. Cuando alguien comete un acto de violencia física contra otro, puede derramar sangre e infligir dolor en el cuerpo físico. Pero cuando insultamos a alguien y hacemos que la sangre suba a su cara, también derramamos sangre... a nivel del alma.

Estos tiempos de paro obligado, he dedicado mi tiempo en dos caminos de vida, cuidar de mi familia y leer la historia de hermandad entre los pueblos del mundo y en especial los pueblos de America.

Así, como casi nunca suelo hacer, he compartido con mis hijos ese canto de vida que es el platicar bajo la sombra de la guayaba, remojarnos en el agua de la alberca plástica que mi hijo mayor coloco para beneplácito de los pequeños y los grandes también. Hemos hecho tortillas a mano para comerla con esos ancestrales frijoles cocidos con el aromático epazote y su rabo de cebolla azada a las brazas, rebuscar en el testimonio oral de mi anciana abuela sus recetas olvidadas con los frutos nativos y jugar a los juegos de los niños mayas...la kimbomba, el pixculin, el tinjoroch. Hemos anolado huayas y comido ciruelas chí’àbales, en fin, hemos buscado en el confinamiento de nuestros hogares las palabras acertadas que activan el sistema puro de nuestras vidas.

Pero no todo es luz.

Mientras el mundo evoca su mirada a este punto del universo, de este país de donde estoy, mientras lo mira impúdico, maloliente y virulento, nosotros, los que formamos este pueblo transcurrimos las horas tratando de encontrarnos en nosotros mismos, buscando en nuestros hijos el pedazo de cada quien que puso en su cada cual, mirando hacia arriba, jugando a ser felices.

He recorrido las casas de mi barrio, sobre todo en aquellas donde hay niños que juegan con mis niños, para llevarles pequeñas botellas de cristal con nuestra mágica miel de las abejas nativas de mi apiario, como un regalo de la naturaleza para su salud, para cuidarlos de los causes de la epidemia.

Por otra vertiente, he sido una mas entre una millonada de seres de este país que vemos con desventura romperse los lazos de hermandad entre los pueblos. Mi pueblo Yucateco siente un verdadera veneración por el pueblo colombiano, nos unen lazos universales que vienen de la música, del bolero, del bambuco, de la Jarana y los timbales y esos sonidos que quien sabe si fueron de aquí o de allá, pero que unen en la alegría a nuestros pueblos. Apenas unos años atrás, una bella colombiana trajo de su país la semilla de un milenario árbol y lo sembró como símbolo de amistad entre nuestros pueblos y en ese parque cada jueves, vamos los yucatecos a escuchar esa música donde emana la hermandad.

De ese país ha llegado una notificación por parte del gobierno de Uribe donde avisa que ningún compatriota Mexicano será bien recibido a causa de la influenza. Dos equipos de futbol de mi país que juegan en la copa libertadores han sido tratados como animales apestosos. En china, los viajeros de dos vuelos procedentes de México han sido cuarentenados y refundidos en hacinamiento en espera de una manifestación viral y tratados mas como cerdos que como personas.

De aquí cerquita, en Cuba, también han restringido por parte del gobierno la entrada de vuelos procedentes de este país, lo mismo en otros países. Todo es entendible, cada quien cuida su entorno. Un amigo cubano un día contestó mi pregunta acerca de como si Estados Unidos era un país enemigo para ellos, el pueblo cubano lo respetaba en sus manifestaciones científicas y culturales y me contestó: El pleito con EU es con su gobierno, su pueblo es nuestro hermano, y eso lo dijo en referencia a una platica tenida acerca de las groseras palabras de Vicente Fox a Fidel cuando le dijo: Comes y te vas (para no toparse con Bush). --El pueblo de México es un gran hermano, aunque su actual gobierno sea una mierda—terminó diciendo.

Y así entonces he podido ver estas manifestaciones de rechazo a mi país. He visto con tristeza como los gobiernos de los países delimitan y protegen sus fronteras de nosotros.

De Costa Rica, ese paisito tan lindo y tan verde, donde se dice que es un país democrático, culto y pacifico, donde su índice de desarrollo humano tan solo esta detrás de los EU y adelante del mio, donde no hay soldados y muchos maestros, donde la tierra es amada como símbolo corpóreo de su libertad. De donde se convexa dos penínsulas: la de Nicoya y la de Osa que encierran a sus golfos; Nicoya y dulce. Una meseta central rodeada de montañas compuestas por sus cordilleras Guanacasteca, Central y Talamanca, donde las faldas de sus elevados montes se extienden fértiles valles, con aromáticos y ancestrales cafetales. Sus innumerables ríos, los que aun quedan y los que están en los recuerdos como los ríos Ciruelas y Segundo y el gran río Virila que una noche de 1953, 14 días después de que naciste, redujeron sus caudales a niveles de un metro, obligando a la compañía de luz y fuerza suspender los servicios, obligando a tu madre recién parida a hacer sus quehaceres domésticos y a atender a un crío recién nacido sin luz y sin agua. Ese paisito tan tuyo y tan querido por mi, no por ti, si no que por ti haberlo conocido y recorrido en sus investiduras de pueblo mágico, haya podido entonces, hacer que la sangre se me suba a la cara, con la sangre derramada al nivel del alma, cuando un libelo locutor de una radio de tu país dijo que ojala todos los culipelados cerdos Mexicanos, mueran en su propio excremento. Me ha dolido en el alma, porque quizá ha sido la única manifestación que ha salido de alguien que representa a un pueblo y no de un gobierno. Pero una golondrina no hace verano, y una expresión no hace pueblo.

En este país de donde estoy, han muerto personas de influenza. Es posible que nuestro menor índice de desarrollo humano y nuestro menor índice de escolaridad comprado con el de tu país nos haga vernos como ‘culipelados’ que me pareciera que es una expresión muy Tica de algo así como ‘indios’. Pero ojala tu puedas cuando tengas oportunidad de platicar con tus amigos en el cafetín o en tus reuniones académicas, recordarle a tu pueblo que a lo largo de cientos de años, la gripe ha matado a mas gente que las propias guerras, por ejemplo en la I guerra mundial murieron 9 millones de personas y la gripe española en ese mismo año que termino la guerra, mató a 40 millones de personas es decir a cerca del 40% de la población mundial. La gripe asiática en 1957 mato a 2 millones de personas, la gripe de Hong Kong en el 68 dejo un millón de muertos y la ultima gripe aviar en 2003 surgida en Asia afectaron a 257 personas que murieron por su causa.

No es la muerte de las personas la que debiera enfrentar a los pueblos de America, es la vida misma que nos une en las palabras y en la solidaridad y la pureza del sistema, como el cántico zoroástrico que termina diciendo: “vivimos en una realidad invertida, donde arriba está abajo y abajo está arriba. Le damos más importancia a lo físico que a lo espiritual. No valoramos el alma y, por lo tanto, no nos importan la palabras que decimos y escribimos"

Cuidese de la influenza.
Angelina